Desde mi ventana

Publicado en Microrrelatos

8 dias: uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete…¡ocho!.

Recuerdo aquella mañana de domingo, una de tantas mañanas de domingo que “celebraba” con un magnífico desayuno cuya guinda era el jamón ibérico. De bebida: café con leche. Subido de café, como me gustaba entonces. Hacía ocho días que estaba encerrada en casa a causa de un coronavirus.

Por aquella época éramos muy dados a acumular recuerdos en todas las redes sociales disponibles. Dar nuestra opinión, “colgar” opiniones compartidas y también las contrarias. También en casa: objetos que nos evocaran viajes, espectáculos, escenas… suvenires de nuestra vida.

Pensé que sería buena idea comenzar a organizar recuerdos de los pocos días que habían pasado y de los muchos que nos esperaban. Así lo hice: en mi ordenador una carpeta llamada “coronavirus”. En mi teléfono un álbum por cada grupo que no me interesase borrar. Facebook organizado para que todos los mensajes de esta temporada en casa fueran de color verde.

Ya sé, pensé. Prepararé una caja para guardar las cosas que no pueda tener en mis dispositivos. Un par de guantes, una mascarilla, un calendario, la agenda, los tiques de compra de estos días, una foto reciente de la familia y otra de los amigos en el campo. Me prometí a mi misma guardar una foto impresa de lo que veía cada día desde mi ventana. Fueron tantos los días que decidí dejar sólo las fotos. Nada más. Llegué a guardar 1088 fotos.

El día 1089 una patrulla vino a casa a recogerme para emprender un largo viaje…

Desde entonces, vivo anhelando regresar y poder abrir esa caja de nuevo.

Desde mi ventana ahora puedo ver un planeta precioso que nunca olvidaré.

 

#lanaturalezaqueessabiatemandaamarte

0
0
0
s2smodern