Un viaje al pasado con los cortometrajes de Liz Lobato

Publicado en Veranos Culturales

c_280_300_16777215_00_images_fotos_veranos2015_liz-lobato.jpgCon el patio de doña Leoncia en la mitad de su aforo, la noche del sábado 18 de julio se proyectaron cuatro cortometrajes de alrededor de 10 minutos dirigidos por la actriz y realizadora Liz Lobato y en los que queda claro su origen villacañero.

 

Lo de la media entrada podría entenderse por el calor de la noche (aunque no fue de las peores) o por la falta de publicidad, que habrá que mejorar, pero en todo caso fue una pena que mucha gente se perdiera unas piezas que han merecido premios nacionales e internacionales, cuyo contenido es tan próximo a nuestra cultura corrraleña y manchega, y que fueron presentados y comentados por la propia autora. Todo un lujo.

Abrió la serie "La Quela", uno de sus cortos más premiados, que introduce al espectador en el mundo de los silos de Villacañas hace casi un siglo. Igual que en las otras dos películas ambientadas en el pueblo vecino, "Cuando truena" y "Danzantes", la cineasta recrea situaciones que conocieron bien nuestros abuelos o bisabuelos. Lo hace con imágenes en blanco y negro, una magnífica ambientación y una música de fondo, producida también en Villacañas, que amalgama y autentifica el producto. Las tres películas son piezas únicas en cuanto a estilo y contenido.

El cuarto y último corto de la noche, "Padres", acerca al espectador a una doble problemática que se salda con una sorpresa final que no conviene desvelar. Lo mejor es verlo.

Liz Lobato quiso dejar claras varias cosas: que el mérito de los cortos es de la gente que participa en ellos, que nadie cobra por su trabajo y que se elaboran en poco tiempo y con un presupuesto mínimo. Los cortos ambientados en Villacañas son, por tanto, el resultado de un trabajo colectivo impulsado y dirigido por la actriz y que merece la pena conocer.

0
0
0
s2smodern