Líos en el convento de Corral de Almaguer

Publicado en Veranos Culturales

c_280_300_16777215_00_images_fotos_Veranos__DSC0927.jpgUnos hechos ocurridos a principios del siglo XVII han servido de hilo conductor a la Asociación Amigos de Corral para mostrar las dependencias del Monasterio de San José, de Corral de Almaguer, y acercar la historia de este edificio a los corraleños, mediante una vista teatralizada que tuvo lugar durante los días 10 a 12 de agosto, dentro del programa de actividades de los Veranos de la Asociación.

La logística que imponía el local determinó que la teatralización se estableciera en visitas de cincuenta personas, previamente registradas, para dar dinamismo y mayor vistosidad al espectáculo. A los tres pases previstos en principio, hubo que añadir uno más, el domingo 12 de agosto, ante la gran demanda de asistencia solicitada.

La teatralización de esta visita didáctica, realizada por un equipo de 30 personas, miembros de la Asociación y sin mayores conocimientos de dramatización ni técnicos, resultó del agrado del público y mostró una plasticidad y dinamismo en la puesta en escena dignas de destacar.

El guion elaborado por Amigos de Corral y Rufino Rojo planteó un recorrido por las diferentes estancias del monasterio, en las que el narrador y asesor en la documentación histórica, Rufino Rojo, daba las correspondientes explicaciones para contextualizar y apoyar las escenas que se desarrollaban. Desde el zaguán, único espacio al que tenía acceso la gente del exterior, a excepción de la iglesia del convento, se pasaba al patio fundacional, donde con una ceremonia sencilla pero muy simbólica se iniciaba formalmente la clausura.

En la capilla se llevaba a cabo la imposición de los hábitos a las novicias, que ingresaban por un año en periodo de prueba, y tras la misa ritual el sacerdote las bendecía e imponía las insignias de la orden.

El aumento de monjas, que en diez años pasó de siete a diecinueve, creó un problema de espacio que obligó a la ampliación del monasterio, cuyas obras, tras pedir ayuda al propio Rey y al Consejo de Órdenes, se llevaron a cabo con la desviación del dinero de las multas que los comendadores debían pagar.

El refectorio, las celdas, el coro y el noviciado completaron la visita, que incluía la procesión hasta la sala capitular de la toma de posesión de la nueva abadesa, que en el caso de Corral de Almaguer pertenecía al escaso grupo de abadesas mitradas, equivalente casi al rango de obispo y recibían el tratamiento de preladas.

El patio central acogió la escenificación del proceso y sentencia que recibieron la abadesa Juana del Rincón y las demás monjas implicadas en los hechos ocurridos en el monasterio en 1604.

Los acontecimientos referidos y ocurridos en este convento fundado en 1574 por Francisco del Rincón y María Gualda Carrasco, por real Provisión del rey Felipe II, fueron pocos y puntuales, coincidiendo con una época muy determinada y la falta de vocación de muchas de las novicias que ingresaban, en ocasiones forzadas por sus padres para alejarlas de amores poco conveniente, para ocultar partos secretos o por cualquier otra razón ajena a la religiosidad, por lo que eran poco dóciles y difíciles de observar la disciplina del monasterio. Sin embargo, el recuerdo general que se tiene en Corral de las monjas del Monasterio de San José las envuelve en un aura de ingenuidad, dulzura y bondad que les ganaron siempre el favor y el cariño de los vecinos.

Equipo arttístico y técnico.
Equipo arttístico y técnico.

0
0
0
s2smodern