Adiós a la nostalgia

Publicado en Veranos Culturales

c_280_300_16777215_00_images_fotos_Veranos_papi3.jpgInmersos como estamos en plena canícula estival, la noche pareció aliada con los numerosos asistentes a la anunciada como última fiesta homenaje a PAPILLÓN, bajando la temperatura de sus calurosas precedentes hasta los 22 °C, ideales para la práctica del baile.

Como en ediciones precedentes, la Discoteca Plató se transformó para ese viaje nostálgico al espíritu hedonista que reinó entre los jóvenes de Corral de Almaguer durante las tres últimas décadas del siglo XX y que tuvo su templo en la mítica Papillón. Para conseguir la transformación que evocara aquellos tiempos, un grupo de asociados de Amigos de Corral conformado por Ángel Salazar, José María Álvarez-Palencia “Chema” y Ángel Benavides, sacrificaba tiempo de sus vacaciones para, bajo las batutas artística de Jesús Real y audiovisual de José María Aparicio, alcanzar dicho objetivo… Las telas rojas que envolvían las paredes eran un guiño a los sillones aterciopelados del mismo color de la sala original, las luces insertadas en los setos evocaban al muro luminoso que dominaba la pista de baile y las tres magnificas lámparas aportaban el toque glamuroso a la decoración integral.

Supuso una sorpresa la escueta actuación de Lorenzo Candelas, conocido cantautor local, y que acompañado al cajón por Ruperto Barajas (ambos componentes del grupo Némesis, posiblemente la primera banda pop de Corral de Almaguer) significaban el homenaje de la asociación Amigos de Corral a aquellos pioneros de los 70. Su celebrada Pequeño torbellino de amor, cantada a coro por la asistencia y con la que cerraba su actuación, daba el tono festivo con el que continuó la noche donde la Disco music, el pop español, el tecno ochentero, el pop-rock  o el rock duro se mezclaron sin complejos, de manera que cada uno encontrara su refugio sonoro.

Durante el transcurso de la noche, una exposición en continuo proyectada sobre uno de los muros mostraba las portadas, algunas verdaderas obras de arte, de aquellos discos señeros que ya forman parte de la banda sonora de nuestras vidas, muchos de los cuales sonaron durante la velada invitando al baile a los allí congregados.

Muy comentada fue la decisión de Amigos de Corral de dar por finalizado con esta última fiesta homenaje a Papillón, este ciclo nostálgico y punto de encuentro intergeneracional, y fueron numerosos los  asistentes que interpelaron a miembros de la Asociación para que se repensaran la decisión. Algunos confesaban haber programado sus vacaciones para poder asistir, otros que acudían por primera vez, mostraban su emoción por el ambiente que recuperaba un tiempo feliz de sus vidas.

A pesar de coincidir en el tiempo con otros eventos multitudinarios que se celebraban en la localidad, la fiesta se despedía con otro éxito de asistencia colaborando a dar color y diversión a los veranos corraleños.

c_280_300_16777215_00_images_fotos_Veranos_papi1.JPG c_280_300_16777215_00_images_fotos_Veranos_papi4.png c_280_300_16777215_00_images_fotos_Veranos_papi5.jpg

0
0
0
s2smodern