La Asociación viaja a Cabañeros

c_280_300_16777215_00_images_fotos_viajes_cabaneros2013.jpgA poco más de dos horas de camino, unos 150 kilómetros de Corral, se puede contemplar uno de los más encomiables santuarios de la geodiversidad del ecosistema mediterráneo del centro de la Península: el Parque Natural de Cabañeros; lugar al que viajamos el pasado día 7 un grupo de personas para realizar una excursión naturalista organizada por la Asociación Cultural Amigos de Corral de Almaguer.

 

El autobús, completo, nos llevó por los montes de Toledo hasta una de las puertas de entrada al Parque, la que se encuentra en la localidad de Navas de Estena (Ciudad Real). Allí comenzó nuestra visita, en una mañana cálida de finales del verano, a uno de los dos Parques Nacionales con que cuenta la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha. Acompañados del guía Fernando Jiménez, nos adentramos por la Geo-Ruta del Boquerón del Estena a través de un paraje con espectaculares afloramientos rocosos de un antiguo pasado marino de estratos fosilizados con una antigüedad entre 300-500 millones de años, atentos a las explicaciones que el guía nos relataba sobre la flora y fauna que encontrábamos a nuestro paso.

El Parque Nacional de Cabañeros es uno de los 14 parques nacionales que existen en España, situado en una gran finca de las provincias de Ciudad Real y Toledo, con una extensión de unas quince mil hectáreas.

Tradicionalmente esta zona se caracterizó por sus explotaciones agrarias de subsistencia o con una vocación ganadera de cabra en las zonas de monte y oveja en las zonas de raña. Los terrenos, malos para la agricultura,  aportan una importante fuente de ingresos para las grandes fincas con las monterías de caza mayor.

La historia reciente de este Parque Nacional arranca en junio de 1987,  cuando el Ministerio de Defensa compró la finca, situada en pleno corazón de los Montes de Toledo. En un primer momento, se pretendió instalar en la zona un campo de tiro. Esta demanda concitó protestas de vecinos y de organizaciones ecologistas de toda España. Ellos, junto con un importante movimiento ciudadano, consiguieron la paralización del proyecto.

Poco después, el 11 de julio de 1988, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha declaró a la finca de Cabañeros Parque Natural. El 28 de abril de 1995, las Cortes aprobaron un proyecto del Gobierno por el cual la finca de Cabañeros y parte de su entorno, con una extensión superior a las 40.000 hectáreas, era declarada Parque Nacional.

Una vez terminada la visita, el Restaurante el Boquerón de Estena se encargó de reponer nuestras fuerzas dándonos a degustar los platos típicos del lugar.

Comentario y fotos de Eugenio González
0
0
0
s2smodern