Naturaleza y arte en el viaje de la Asociación a Palencia

Publicado en Viajes

c_280_300_16777215_00_images_fotos_viajes__DSC1805.JPGQuizá se entendiera mejor el madrugón al entrar en el claustro del monasterio de san Zoilo, donde una explosión de arte renacentista, sobre una base gótica, recibió al grupo de corraleños que el pasado 20 de octubre realizó el viaje a tierras palentinas organizado por Amigos de Corral.

Tras visitar el monasterio cluniacense, dedicado a la advocación de san Juan Bautista, que en la actualidad ha convertido gran parte de su espacio en complejo hotelero y en otro tiempo fue famoso por ofrecer al peregrino pan y vino, el grupo se marchó a visitar los lugares más emblemáticos de Carrión de los Condes, población de poco más de 2.000 habitantes enclavada en el Camino de Santiago que es visitada y transitada por un elevado número de peregrinos.

Después de divisar en la distancia el famoso Cristo del Otero, obra del escultor Victorio Macho que desde la altura se asoma a la planicie castellana, se llega Palencia entrando por la rotonda donde una enorme estatua en bronce da la bienvenida al viajero mostrando sin pudor sus atributos.

La tarde se dedicó a un recorrido por las calles de Palencia con la visita obligada a la catedral, templo de grandes dimensiones, dedicado a san Antolín, construido en el siglo XIV con un estilo predominantemente gótico sobre una antigua iglesia visigoda, actualmente cerrado a las visitas turísticas durante las horas de culto.

Caminando hacia la iglesia de san Miguel, se pasa por una corta calle en cuya primera fachada un cartel obliga a la parada para tomar la tópica instantánea bajo el cartel que reza “bésame en esta esquina”. La iglesia es un templo del siglo XII, con una torre de carácter religioso-militar, a la que alguna leyenda poco documentada se atreve a señalarla como el lugar de casamiento del Cid Campeador.

La mañana del domingo se dedicó a la naturaleza y la arqueología. Divididos en dos grupos por cuestiones de aforo, se visitó la recreación del asentamiento romano en el aula de Herrera del Pisuerga y se realizó un trayecto en barco por el Canal de Castilla, la obra de ingeniería hidráulica más importante de los siglos XVIII y XIX, construida para facilitar el trasporte del trigo de Castilla a los puertos del norte. Salvando un desnivel de 150 metros a lo largo de 207 kilómetros con una anchura entre 11 y 22 metros, transcurre a lo largo de Burgos, Palencia y Valladolid. La llegada del ferrocarril la dejó fuera de servicio y en la actualidad se utiliza como atractivo turístico, con un recorrido que muestra el funcionamiento de las exclusas para salvar el desnivel del cauce.

Después del paseo fluvial por un atractivo paraje natural que comienza a dibujar los colores del otoño, tocaba volver a casa.

 c_280_300_16777215_00_images_fotos_viajes__DSC1810.JPG c_280_300_16777215_00_images_fotos_viajes__DSC1826.JPGc_280_300_16777215_00_images_fotos_viajes__DSC1824.JPG

0
0
0
s2smodern