"Ruta del vino": estar o no estar

Imprimir
Creado en Lunes, 28 Mayo 2012

Por Antonio Pérez-Juana y Fernández de la Cueva

 

EL VINO COMO DESTINO

Quien no a leído o escuchado “Enoturismo”, “Rutas del Vino”, etc.

Estas palabras tan bien sonantes son coadyuvantes en una única función, promover, dinamizar, formar y desarrollar a los pueblos, ciudades o mancomunidades para emprender, sostener y mejorar un apasionante modo de entender y enseñar una nueva forma de turismo: el enoturismo, las rutas con el vino como principal ingrediente.

Y pensando detenidamente esta definición, uno se pregunta, por qué Corral no puede optar a tener el sello de “Pueblo del Vino”, indicativo de “Ruta del Vino” certificada por ACEVIN (Asociación Española de Ciudades del vino) (www.acevin.org y www.wineroutesofspain.com). Que nos permita fomentar y enriquecer nuestro sistema (viticultura, bodegas, turismo, patrimonio cultural, patrimonio paisajístico, patrimonio urbano, gastronomía, tradiciones, comercio, etc.).

Corral como ruta del vino

¿Qué Tenemos?

La mayor extensión de viñedo de Toledo, la sexta de España (http://somoscorraldealmaguer.com/2012/02/02/corral-de-almaguer-una-potencia-vitivinicola-mundial, www.vegadelriansares.es), vinos con numerosos premios, cooperativas (www.bodegasaltovela.com, www.cooperativalamuela.com) bodegas (www.bodegas-barreda.com, www.bodegaspinuaga.com ), patrimonio urbanístico, patrimonio cultural, paisaje, etc.


¿Qué hacemos?

Todo. Hay que renunciar al individualismo, quitarse los miedos, defender lo nuestro, darlo a conocer, en definitiva creer en ello, y trabajando conjuntamente Ayuntamiento, cooperativas, bodegas, hosteleros, comercios, panaderías, asociaciones, etc., en definitiva disponer de un sistema integrado, diferenciador, interesante que sea reclamo para el “enoturismo, turismo cultural, gastronómico y paisajístico”.

Corral tiene una oportunidad, hagamos la realidad.


¿Qué le aportaría a Corral el pertenecer a ACEVIN como Ruta del Vino? En principio muchas oportunidades de las que se pueden beneficiar todos los sectores.

Corral parte con algunos requerimientos que exige ACEVIN para pertenecer a esta asociación como ser pueblos, ciudades, mancomunidades cuya actividad sea el cultivo de la vid y elaboración de vinos. Evidentemente partimos de algo pero no es suficiente, en Corral debe haber un cambio de mentalidad y definir el proyecto como algo alcanzable, integrador, de calidad, diferenciador y ofrecer un producto adaptado a cualquier turista, enoturista, que busca lo auténtico, lo sencillo, etc.

Las respuestas a las siguientes preguntas pueden darnos una idea de los beneficios que reportaría a Corral tener su Ruta del Vino certificada por ACEVIN.

 

¿Qué podemos ofrecer al turista que consume este producto? ¿Conocer bodegas, procesos, degustar los caldos? ¿Hay otras actividades?

Este tipo de turista quiere conocer pero también hacer, esto es muy importante. A parte de aprender cómo se elabora el vino, por dónde circula, dónde se almacena, también quiere hacer catas, degustar, comer y hacer una actividad gastronómica en la bodega, asistir a la vendimia, etc.

Además, al enoturista también le interesa el paisaje, las tradiciones, quiere pisar las calles, ver el patrimonio arquitectónico, museos, fiestas. Es un turista que le gusta ver cómo vive la gente del lugar, comprar vino en la bodega, y también comprar queso, dulces, etc. en las tiendas del pueblo.

Esto indica que no solo las bodegas deben de estar preparadas, si no que el pueblo también lo este.

 

Las instalaciones de las cooperativas-bodegas pueden ser un reclamo, pero ¿deber ser el vino el único atractivo ?

El vino es el reclamo para que el turista vea como se mima, se hace y se cuida desde la viña hasta la bodega. Pero las cooperativas-bodegas deben pasar de ser “fábrica” a convertirse en establecimientos de pública concurrencia, en el que debe de ofrecer unos servicios para los visitantes, horarios, un guía encargado de comunicar e informar y además de vender vino, y otros productos, también debe vender merchandising (camisetas, corchos de recuerdo, etc. Incluso convertirse en algunos momentos en hostelero, porque puede celebrar comidas, cenas en acuerdo con algún restaurante o catering.

En definitiva, la cooperativa-bodega tiene que ser el Cuerpo y el vino el Alma, la simbiosis perfecta que debe generar (servicio, satisfacción, calidad) es lo que debe quedarse grabado en la mente del turista.

 

¿Qué puede ofrecer una cooperativa-bodega de Corral respecto a bodegas visualmente espectaculares?

Existe un arquetipo imaginario en la gente que solamente son visitables las bodegas espectaculares, bonitas y caras. Es cierto y existe. Pero, sin embargo, hay un mercado de turistas que huyen de fachadas espectaculares y renombres, y buscan cooperativas-bodegas sencillas, auténticas que no son tan bonitas, pero en cambio reflejan otro tipo de cultura, agricultura de subsistencia colectivizada en la sencillez que es el reflejo de una tierra y un territorio.

Por tanto, las cooperativas-bodegas de Corral cumplen con ese mercado de turismo auténtico, sencillo alejado de sofisticaciones.

 

¿Qué supone para la cooperativa-bodega este contacto directo con el cliente enoturista?

Las cooperativas-bodegas obtienen un doble beneficio: reforzar la marca y fidelizar al cliente. Cuando el enoturista visita una cooperativa-bodega, compra vino, conoce a quien lo elabora  y se convierte en un cliente habitual y, lo más importante, se convierte en un prescriptor de ese vino. Otra ventaja es la venta directa. El turismo del vino moviliza muchísimo la comercialización del vino sin intermediario, porque se vende en bodega y muchos de los visitantes lo comprarían a través de internet con la propia bodega, de esta forma aumenta el beneficio neto de venta. En definitiva, el beneficio es espectacular.

 

¿Qué supone la marca Ruta del Vino de ACEVIN para Corral y su territorio?

Es un sello de calidad y reconocimiento no solo a nivel de España sino a nivel mundial. Este hecho solamente es, ya de por sí, de una importancia vital.

Estar como Ruta del Vino de ACEVIN implica desarrollo, promoción, mejora, formación para el pueblo y su territorio, que afectan desde caminos rurales, bodegas, agricultura, comercios, tiendas, patrimonio cultural, patrimonio arquitectónico, patrimonio paisajístico, urbanismo, etc.

Supondria no solamente un avance económico y de desarrollo, sino de oportunidades en todos los ámbitos.

Copyright 2011. Free joomla templates