Una San Silvestre lúdica y muy deportiva

Publicado en Deportes

c_280_300_16777215_00_images_fotos_eventos_sansilvestre2011.pngSe notó que había ganas de correr para despedir el año porque la primera San Silvestre corraleña convocada oficialmente por el Ayuntamiento fue todo un éxito de participación. Hubo disfraces, como sugería la organización, pero los aficionados dejaron claro que estaban allí para patear las calles del pueblo e incluso competir por los primeros puestos. Esto último se vio especialmente en las categorías infantiles, que empezaron a correr a las cuatro y media de la tarde.

Los más pequeños salieron disparados al escuchar la señal y llegaron a la meta exhaustos, pero contentos después de recorrer unos 500 metros. El nivel deportivo fue creciendo con la edad de los participantes y entre los cadetes había chavales que apuntan maneras y que se toman esto de la carrera muy en serio. Se les quedaron cortos los 1.000 metros y ello hace pensar que en el pueblo existen posibilidades deportivas que habría que explorar y que este puede ser solamente el comienzo.

El mismo buen ambiente había en la carrera principal, que empezó pasadas las cinco de la tarde. Medio centenar de hombres y mujeres de 16 años en adelante, muchos de ellos con disfraces o con algún tipo de ornamento navideño, se lanzaron calle Real abajo para hacer las tres vueltas requeridas, con un total de cinco kilómetros y medio aproximadamente. Muchos vecinos animaban a los corredores por las calles del pueblo y fueron muchos más los que se concentraron en las proximidades de la plaza nueva para aplaudirles a su paso por la línea de meta.

Al buen clima deportivo se unió la placidez de la última tarde del año, con sol y sin viento, que facilitó mucho las tareas de organización. Aunque el Ayuntamiento facilitó botellas de agua para los corredores, al final de  la carrera, algunos añadieron a la necesaria hidratación unas botellas de sidra con las que brindaron por el nuevo año.

La fiesta terminó con la entrega de medallas, unas a la participación con disfraces y otras al mérito deportivo, como corresponde. Un diez por la organización, que colocó voluntarios a lo largo de recorrido para indicar el camino, y algunos puntos más por los aficionados, alrededor de un centenar, que respondieron a la llamada de la deportividad como forma de dar la bienvenida al nuevo año. Eso es lo que pretendían una veintena de amantes de la carrera que hace un par de años lanzaron las semillas corriendo hasta la ermita. Aquella San Silvestre improvisada se ha convertido en una carrera oficial que tiene mucho recorrido por delante.

0
0
0
s2smodern