Viajar fuera del mapa

Imprimir
Creado en Jueves, 25 Mayo 2017

b_300_300_16777215_00_images_fotos_eventos_fueramapa.JPGDentro de la historia de los viajes destacan algunos de ellos (muy pocos) que, por sus consecuencias, fueron decisivos en la historia de la civilización. Con el título de La primera circunnavegación de la historia, Antonio Laborda desarrolla este tema en la conferencia que impartirá el sábado, 27 de mayo de 2017, a las 19:30 h, en Salón de Actos del Colegio La Salle, organizada por la Fundación Rico Rodríguez.

 

Todos estos viajes fueron el resultado de proyectos que proponían “viajar fuera del mapa” y resulta llamativo que en el breve intervalo comprendido entre 1492 y 1522 (es decir, en tan sólo treinta años) se produjeran dos de los más importantes.

Me refiero, naturalmente, al primer viaje de Colón, que puso en contacto por primera vez (al menos de forma definitiva) a los europeos con los habitantes del continente americano; y al primer viaje de circunnavegación llevado a cabo por Magallanes y Elcano, que dio a conocer, por la vía empírica, las dimensiones del globo terrestre.
Ambas singladuras compartieron el mérito de transformar de forma radical y definitiva el conocimiento que se tenía del mundo, algo que puede observarse sin dificultad en la producción cartográfica de la época.

El mismo año en el que Colón realizaba su primer viaje, un cosmógrafo alemán, Martín Behaim, daba a conocer su famosísimo globo terráqueo, en el que se volcaban los conceptos y conocimientos que tenían los geógrafos europeos sobre la Tierra en general.

Ni que decir tiene que, gracias al viaje de Colón, dicho globo terráqueo quedó obsoleto y fuera de uso. Los cartógrafos posteriores tuvieron entonces que esforzarse para encajar, con mejor o peor fortuna, los nuevos territorios descubiertos entre las tierras ya conocidas. Entre los nuevos mapas habría que destacar, sin duda alguna, el realizado en 1500 por Juan de la Cosa, que serviría de base para el Padrón Real reelaborado, una y otra vez, en las oficinas de cartografía de la casa de Contratación de Sevilla.

El descubrimiento del Mar del Sur, llevado a cabo por Vasco Núñez de Balboa en 1510, ofreció nuevas posibilidades para ubicar mejor las tierras descubiertas hasta entonces, tal y como puede apreciarse en el mapa de Schönner, fechado en 1515 y en el que, sin abandonar totalmente los conceptos que habían guiado a Behaim en su globo terráqueo, ofrecía una distribución de las tierras más racional que las elucubradas hasta entonces.

El viaje de circunnavegación realizado por Juan Sebastián Elcano y la nao Victoria, única superviviente de la escuadra mandada por Magallanes que había salido de Sevilla en 1519, ofreció a los cartógrafos información inédita y muy valiosa sobre las verdaderas dimensiones del globo terráqueo y, en especial, de un Mar del Sur (en adelante llamado Pacífico) que había resultado ser insospechadamente extenso.

Los resultados de este periplo irrepetible quedaron reflejados en el mapa trazado por Diego Ribero en 1529, un mapamundi que constituye, sin duda alguna, uno de los logros cartográficos europeos más importantes del siglo XVI, a pesar de que, por desgracia, nunca sería grabado ni difundido ya que, como toda la producción cartográfica de la Casa de Contratación de Sevilla, era considerado secreto de Estado.

Antonio Laborda nace en Madrid en 1950. Trabajó en la Unidad de Estadísticas Históricas del INE, publicando varios libros como La cosmografía de Fernando Colón y dirigiendo trabajos sobre la obra de personajes relacionados con la estadística española como Isidoro de Sevilla, Isidoro de Antillón y José María Ibáñez. En la actualidad dirige la editorial La hoja del monte, dedicada, fundamentalmente, a la publicación de estudios y ensayos de Historia y Geografía.

 

Copyright 2011. Free joomla templates