Concierto de música sefardí en el Auditorio Municipal

Una forma solidaria de mirar al pasado

c_280_300_16777215_00_images_fotos_musica_m_monasterio3.jpg

Con una doble función, decir adiós a los actos del VII Centenario de la Villa y recaudar fondos para Cáritas Parroquial, se celebró el sábado 3 de noviembre un concierto de música sefardí organizado por la Asociación Cultural bajo el título “La España que quedó y la Sefarad que marchó”.

 

Por un motivo u otro, varias decenas de corraleños se acercaron al Auditorio Municipal en una tarde lluviosa para escuchar la melodiosa voz de Mónica Monasterio, una mujer ciega de nacimiento que ha dedicado buena parte de su vida a mantener vivas canciones que formaban parte del acerbo cultural de los judíos españoles antes de ser definitivamente expulsados de la península en 1492. Canciones que, seguramente, también se entonaban en Corral cuando allá por el siglo XIV le fue otorgada su propia Carta Puebla.

c_280_300_16777215_00_images_fotos_musica_m_monasterio4.jpg

Acompañó a Mónica el guitarrista Horacio Lovecchio, compositor de la música de canciones como El amor, Selo, Kon mis manos, Komo puedo o A Abramiko, todas ellas cantadas en ladino, como se conoce a ese idioma tan próximo al castellano antiguo por la sencilla razón de que así lo han mantenido durante todos estos siglos los judíos que fueron expulsados de sus hogares por los Reyes Católicos. Sefarad llamaban a lo que entonces era su patria y con el nombre de sefardí se conoce a la cultura que llevaron consigo al exilio y de la que la noche del sábado aprendimos un poco más.

Cultura y solidaridad 

Dirigida por el presidente de la Asociación, Antonio Muñoz, la presentación a tres voces sirvió de introducción a un acto en el que también participó el cura párroco, don Jesús. Como representante de Cáritas parroquial, en el intermedio del acto hizo hincapié en el motivo solidario del concierto y ofreció cifras precisas sobre la espléndida labor que realiza esa organización en nuestro pueblo. Un dato importante, el 60 por ciento de las familias que acuden en busca de ayuda son de origen corraleño mientras que el 40 por ciento restante proceden de otros países. A todos ellos les une la misma desgracia, haber perdido el empleo que sirve como sustento a su vida, y todos por igual, dijo el párroco, merecen el apoyo y la solidaridad de quienes tienen la fortuna de poder desprenderse de algo que pueden necesitar los demás.

El 60 por ciento de las familias que acuden en busca de ayuda son de origen corraleño.

En este año de celebración del VII Centenario, pero también de dura crisis económica, la iniciativa de la Asociación de mezclar cultura y solidaridad mereció el apoyo de quienes pagaron los ocho euros de la entrada y que fueron a parar íntegramente a Cáritas. Tanto Mónica Monasterio como Horacio Lovecchio, que hicieron varios bises, expresaron su satisfacción por poder participar en un acto de estas características y aceptaron encantados la oferta de Antonio de sentirse como dos corraleños más. Y lo primero que recibieron como tales fue una muestra de lo mejor de la gastronomía local, queso y vino. A la salida del acto se pusieron a la venta ejemplares de los siete discos que han grabado y que tuvieron una buena aceptación.

c_280_300_16777215_00_images_fotos_musica_m_monasterio1.jpgc_280_300_16777215_00_images_fotos_musica_m_monasterio2.jpgc_280_300_16777215_00_images_fotos_musica_m_monasterio5.jpg

0
0
0
s2smodern