Corral de Almaguer recupera su memoria escrita

c_280_300_16777215_00_images_fotos_libros_libro_OS.pngCómo era Corral de Almaguer en el siglo XV, quienes poblaban la localidad, quienes eran las personas influyentes, quienes eran los suficientemente ricos para mantener cabello y armas, cual era el papel de la Iglesia como elemento catalizador de los movimientos sociales, quienes eran los caballeros de Santiago y cómo se gobernaban sus encomiendas… La repuesta a estas preguntas se encuentran recogidas en libro Corral de Almaguer en los Libros de Visitas de la Orden de Santiago, la última publicación del historiador local Rufino Rojo García-Lajara.

La publicación del libro Corral de Almaguer en los libros de Visitas de la Orden de Santiago, supone sacar a la luz el mayor y más antiguo caudal de información de su historia. Un enorme flujo de datos recogido hace más de quinientos años por los caballeros de Santiago, que nos va a permitir conocer el Corral de Almaguer de tiempo de los Reyes Católicos en un primer volumen, y el del Emperador Carlos I y Felipe II en un volumen posterior. Descripciones todas que forman parte de una de las colecciones de manuscritos más antiguas e importantes de España, guardada en el principal Archivo de la Nación. Dicha colección está formada por una serie de enormes y desgastados volúmenes, escritos en castellano antiguo y con la caligrafía cortesana de la época, que lograronsobrevivir a la acción destructora de las guerras y al abandono y deterioro del tiempo y las desamortizaciones.

Los Libros de Visitas de la Orden de Santiago están considerados por los especialistas como uno de los mayores caudales de información de la España de los siglos XV y XVI y resultan igualmente cruciales para entender la historia de Corral de Almaguer. Un reto apasionante que obliga a armarse de valor y fijar resultados a largo plazo, pues hay que lidiar con una cantidad enorme de documentación y una infinidad de textos manuscritos en castellano antiguo, que debemos traducir y trasladar al lenguaje actual. Pero ahí no termina la labor de investigación, pues si queremos evitar que los textos se conviertan en una mera relación de documentos, debemos sumergirnos antes en el modo de vida y costumbres de cada momento, para elaborar un análisis descriptivo y veraz que ayude al lector a ubicarse en las fechas en las que transcurren los acontecimientos.

En este sentido, la publicación del presente libro supone un paso de gigante en la desesperada lucha por recuperar la memoria escrita de nuestra población y devolver a los corraleños la AUTÉNTICA HISTORIA de su pasado. Tras casi veinte años traduciendo y analizando los textos medievales que componen las desgastadas páginas de estos enormes volúmenes, son muchas las sorpresas que nos han deparado y muchos los hallazgos que nos van a permitir componer y recrear, de manera cercana, la realidad del Corral de Almaguer de hace quinientos años. En el contenido de estos escritos vamos a encontrar respuesta a muchos de los interrogantes que pesaban sobre la localidad y a conocer y reconocer por fin —con nombres y apellidos— a aquellos que nos precedieron y constituyen las raíces de buena parte de las familias de la población. Por las páginas de este libro van a desfilar nuestros antepasados del tiempo de los Reyes Católicos y se nos van a ofrecer numerosos datos sobre nombres de personas, lugares, rentas, oficios, costumbres, economía, urbanismo etc., componiendo el mayor y más fidedigno retrato de nuestra antigüedad. Encontraremos en sus páginas abundantes datos relacionados con las dos principales encomiendas que se beneficiaban de las rentas de la villa (la encomienda de Corral de Almaguer y la encomienda de Monreal), así como sobre los edificios y posesiones de carácter religioso y asistencial incluidos bajo su autoridad (iglesia parroquial, conventos, ermitas, humilladeros y hospital), sin olvidar las fundaciones de carácter expiatorio y caritativo (capellanías y patronatos de obras pías) y, a partir del Concilio de Trento, algunas noticias referentes a las asociaciones de vecinos con fines penitenciales y de promoción del culto religioso; es decir, sobre las hermandades y cofradías. A todo lo anterior hay que añadir la gran cantidad de detalles curiosos que acompañan a los escritos, gracias a los cuales —por poner un ejemplo— hemos podido conocer los nombres de los comendadores, los de algunos alcaldes y regidores del Concejo, los de los mayordomos de la iglesia y las ermitas, el número de vecinos pecheros que habitaban la población, cuántos de ellos eran suficientemente ricos para mantener caballo y armas, los nombres de los caminos y lugares del término, algunas de las profesiones que se ejercían en el municipio, además de multitud de referencias sobre aspectos demográficos, económicos, étnicos, geográficos, urbanísticos, agrícolas, genealógicos, artísticos, sanitarios, arquitectónicos, legales, festivos, judiciales, históricos, etc. En definitiva, un inestimable caudal de documentos que nos permitirá conocer y recrear, con cierta fiabilidad, los diferentes aspectos de la vida cotidiana del Corral de Almaguer de hace quinientos años.

Un apasionante y ambicioso proyecto impreso en edición de lujo que no debe faltar en la casa de ningún vecino de la localidad y que se verá completado con la publicación de un segundo volumen que recogerá el enorme caudal de datos correspondiente a los libros de visitas de los reinados de Carlos I y Felipe II, cerrando así la visión del Corral de Almaguer del siglo XVI.

En este enlace puedes. reservar tu ejemplar de la edición limitada.

0
0
0
s2smodern